IU EXIGE LA SEPARACIÓN ENTRE PODERES PÚBLICOS E IGLESIA

La celebración de Semana Santa ha mostrado un reaccionario vínculo entre el PP, el Gobierno Regional y especialmente el Ayuntamiento de Logroño con los actos y postulados de la Iglesia Católica que están fuera de nuestro ordenamiento constitucional y de una administración pública moderna.

 

IU considera que en pleno siglo XXI es exagerado, reaccionario e inconstitucional el vínculo tan estrecho mostrado durante la celebración de la Semana Santa en La Rioja y, especialmente en Logroño, entre el Partido Popular, el Gobierno Regional y el Ayuntamiento de esta ciudad.

 

En una situación social crítica para una gran parte de la ciudadanía, al mismo tiempo que se recortan importantes partidas económicas destinadas a derechos básicos como la educación, la sanidad, el empleo o las políticas sociales,las administraciones públicas de La Rioja, han seguido dedicando demasiados recursos económicos a subvencionar con dinero público y de manera poco transparente los actos de la iglesia católica durante estos días.

Consideramos además exagerada e impropia la presencia de autoridades públicas del PP en las procesiones y otros actos organizados por la iglesia católica tratando de vincular dos espacios como son los poderes públicos y la iglesia que deberían estar claramente separados en cuanto a funcionamiento, ideología y financiación, tal y como sucede en cualquier Estado democrático y moderno del mundo.

 

Especialmente escandaloso ha sido la publicación del último periódico semanal del Ayuntamiento de Logroño “De Buena Fuente, que cuesta a todos los logroñeses en torno a 100.000 euros del presupuesto público, dedicado casi exclusivamente y con un gasto extraordinario, ya que se ha impreso a todo color, a los actos de la Semana Santa logroñesa. El año pasado, por ejemplo, sólo un tercio de la publicación se dedicó a la “semana santa”.

 

IU cree que el PP pretende tapar con estas actuaciones la verdadera situación de paro, desahucios, exclusión, inactividad económica, precariedad y pérdida de derechos que es incapaz de corregir con sus políticas neoliberales y trasnochadas.