IU LA RIOJA CONSIDERA PELIGROSA LA INCAPACIDAD DE LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y JUDICIALES PARA COMBATIR LA VIOLENCIA DE GRUPOS FASCISTAS

Ante los enfrentamientos acaecidos esta misma tarde en Logroño entre hinchas de la Unión Deportiva Logroñés y el Real Oviedo, desde Izquierda Unida de La Rioja no podemos más que reiterarnos en volver a denunciar el incremento de las agresiones de grupúsculos fascistas ligados en algunos casos a hinchadas de equipos de fútbol de la ciudad. Los enfrentamientos que han tenido lugar forman parte del corolario de agresiones que distintos colectivos sociales y personas vienen sufriendo en Logroño ante la pasividad de los responsables políticos y judiciales. Cabe recordar que en la plaza Primero de Mayo, lugar donde han tenido lugar parte de los incidentes, miembros de la Asamblea de Estudiantes fueron agredidos hace aproximadamente año y medio cuando recogían material escolar mientras los integrantes del Cuerpo Nacional de Policía hicieron caso omiso a las advertencias. 
 
En esta ocasión, el nuevo episodio se vuelve a saldar con un herido de gravedad de origen logroñés lo cual, por desgracia, no es algo nuevo. Ya ocurrió en diciembre de 2012 con el apuñalamiento de otro joven pero nadie parece considerar en serio el asunto y tomar medidas al respecto. Desde IU La Rioja no queremos tener que volver a denunciar ni un solo conato más de violencia producida por estos grupos fascistas. 
 
Además de la inacción y pasividad, nos encontramos con actuaciones y declaraciones peligrosas y preocupantes como las del fiscal Superior de La Rioja, Enrique Stern, intentando negar la existencia de bandas fascistas o la nula determinación del Delegado de Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, para hacer frente a estas cuestiones. La institución que preside, sin embargo, posee el dudoso mérito de reprimir a aquellas personas y organizaciones que se oponen democráticamente a la política antisocial y liberticida del Partido Popular. 
 
 Finalmente, esperamos que esta manera de actuar sea tan sólo muestra de su incapacidad y no una decisión político-judicial pensada con el fin de dar cierta cobertura a aquellos cuyo único ideal es la exaltación de la violencia y la brutalidad y el odio a todo lo diferente.